Principales agresores de derechos humanos son agentes gubernamentales

Por En Junio 18, 2017 Nacional
Por Alicia Mendoza

Baja California Sur, La Paz (SemMéxico).– La mayor parte de la violencia que sufren las defensoras de Derechos Humanos en México proviene de agentes gubernamentales, así lo documentó la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A. C. (CIDHM) en su más reciente informe Defensoras Somos Todas 2 Protocolos de Atención y Protección en Casos de Violencia contra Defensoras de Derechos Humanos en la República Mexicana.

A través de encuestas y entrevistas, la investigación registra el testimonio de 52 defensoras de 21 entidades del país, quienes vivieron violencia durante el periodo del año 2000 al año 2015. El estudio señala que el 21 por ciento de las defensoras vivieron intimidaciones gubernamentales, otro 11.5 por ciento fue intimidada por grupos de poder económico y otro 11.5 por ciento por poderes fácticos, otros agresores registrados fueron los grupos caciquiles con 9.6 por ciento, paramilitares con 7.7 por ciento y grupos del narcotráfico con 7.7 por ciento.

Además, 61 %de las defensoras encuestadas denunciaron haber sufrido violencia por pertenecer a una organización de defensa de Derechos Humanos. 

Los tipos de violencia que sufrieron estas defensoras, definidas por la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, fueron: la violencia psicológica con 44 por ciento, violencia física en 21 por ciento de los casos, otro 21 por ciento sufrió violencia económica, el 15.4 por ciento violencia patrimonial, y 5.8 por ciento violencia sexual.

La CIDHM analizó también las modalidades de la violencia que vivieron las mujeres defensoras que participaron en el estudio: 23 por ciento refirió haber sufrido violencia institucional, 5.8 por ciento sufrió violencia en la comunidad, 3.8 por ciento violencia laboral, otro 3.8 por ciento sufrió violencia en el ámbito familiar. Mientras que 11.5 por ciento dijo haber sufrido otro tipo de violencia o varios.

El informe incluye testimonios de la violencia que han sufrido las defensoras, como es el caso de María de la Luz Fajardo Andrade: “En una ocasión uno de los maridos (de mujeres violentadas que yo atendía) me encaró y me pregunta así directo – ¿Usted es la abogada verdad? Sí, ni lo niegue, usted es así como me la describieron – Y acto seguido me agarró del cuello y me tumbó hasta quererme ahorcar, en eso aparecen varias señoras y a puro escobazo me lo quitaron de encima. En otra ocasión aquí afuera de la casa llegó un hombre que me vino siguiendo con pistola en mano. En otra ocasión otro me persiguió con un cuchillo estaba esperándome en la puerta, como todo está muy céntrico rápido pedí auxilio de la policía que vino y se los llevaron”.

Así, la organización social de Morelos alerta que existe “un crecimiento de los riesgos que ellas sufren en el desempeño de sus actividades de Defensa de los Derechos Humanos”, ya que, de acuerdo con el Informe 2012-2014 de Agresiones contra Defensoras de Derechos Humanos en Mesoamérica, en el año 2013 se registraron 189 agresiones y para el año 2014 se registraron un total de 308 agresiones; en este mismo periodo se registró el asesinato de 14 defensoras.

El informe citado por la CIDHM, elaborado por la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras de Derechos Humanos (IM-Defensoras), señala que de 2012 a 2014 “las defensoras más agredidas en México son las que promueven el derecho a una vida libre de violencia, con 20 por ciento”.

Adicionalmente, la Comisión Independiente retoma el informe del año 2015 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre la situación de derechos humanos en México, que destaca que se “ha recibido información sobre desapariciones y ataques contra la vida e integridad personal tanto de agentes estatales como no estatales, prácticas de hostigamiento y amenazas, vigilancia, interceptación de las comunicaciones, así como desafíos en la aplicación del mecanismo para la protección de las personas defensoras de derechos humanos y periodistas”.

Por ello, se retoma, ante este contexto de violencia, en los últimos años, la Comisión Interamericana ha otorgado una serie de medidas cautelares para proteger a un número importante de defensores y defensoras de derechos humanos que han experimentado una serie de continuas amenazas, hostigamientos y actos de violencia, debido al desarrollo de su trabajo en la defensa de los derechos humanos.

Del año 2000 al 2015, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha emitido 35 medidas cautelares para garantizar la protección de 94 mujeres defensoras.

Cabe destacar que algunas de las defensoras y defensores de derechos humanos protegidos por dichas medidas cautelares en México incluyen la defensoras del medio ambiente, de personas migrantes, pueblos indígenas, personas desplazadas internamente, de la comunidad LGBTTTQI, y de organizaciones que se impulsan el esclarecimiento de personas desaparecidas forzadamente, la investigación de actos de tortura, ejecuciones extrajudiciales y otras violaciones a derechos humanos ocurridas en México.

La violencia prevalece a pesar del marco normativo establecido para garantizar la seguridad de personas defensoras, la Comisión Interamericana ha señalado que “el crimen organizado, la corrupción y la colusión de las Autoridades son algunos de los múltiples factores que obstaculizan la labor de las organizaciones de la sociedad civil y de las personas defensoras de derechos humanos”, se cita en el informe Defensoras Somos Todas 2.

Además, la CIDHM recuerda que durante la visita a México, en el 2015, la Comisión Interamericana recibió información respecto a la falta de aplicación del enfoque de género en el Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, a pesar de que la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas lo establece.

Por lo que otro factor que se suma a la falta de protección de la vida e integridad de defensoras está la falta de aplicación del enfoque de género en dicho mecanismo “en esta visita, la CIDH conoció de beneficiarias a quienes las medidas que se les han otorgado han sido sin cuidado de las necesidades propias de las mujeres, por ejemplo los chalecos antibalas están ajustados a la anatomía masculina y por ello no los pueden usar”. 

“También tuvo conocimiento de casos en los que los mismos funcionarios del Mecanismo han estigmatizado por motivos de género a las beneficiarias de las Medidas. Igualmente, la CIDH recibió información sobre autoridades de la Fiscalía que al momento de recibir las denuncias de las periodistas mujeres, las revictimizan o tratan de hacer ver sus denuncias como temas de poca importancia o incluso haciendo que las víctimas se sientan juzgadas por dichos funcionarios”, se indica en el informe de la CIDHM.

Por tanto, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos destaca en su estudio la necesidad de que las autoridades mexicanas retomen las medidas sugeridas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre “la importancia de tomar en cuenta la cuestión de género en el estudio de la violencia contra periodistas y la definición de estrategias tendientes a erradicarla, se refuerza a partir de la obligación de los Estados de combatir con la debida diligencia las formas de discriminación y la violencia contra las mujeres”.

Notas relacionadas:

Comentarios

Comentarios

Deje un Comentario

  • (No será publicado)